Blog

Dificultades de aprendizaje

“No sigue el ritmo de la clase”, “En casa estudia, tiene un profesor particular, pero su rendimiento académico es muy bajo”, “No sé qué más hacer, ¿cómo le puedo ayudar?”… Los padres hacemos este tipo de reflexiones cuando nos encontramos con dificultades de aprendizaje, suspensos o comentarios de la escuela sobre el bajo rendimiento de nuestros hijos.

En ocasiones, desde la familia y/o desde la propia escuela, se observa algún tipo de dificultad en el niño, algún problema que le impide llevar a cabo un aprendizaje al mismo ritmo que sus compañeros de curso y que tiene como resultado notas bajas y suspensos a pesar del esfuerzo. Como consecuencia, es habitual, y también comprensible si nos ponemos en el lugar del niño, que aparezca falta de motivación, falta de interés por ir al colegio, baja autoestima y, en ocasiones también, problemas de conducta e incluso alteraciones somáticas (dolor de estómago, cabeza…).

La atención y la motivación son pilares básicos del aprendizaje, por lo que el déficit de dichas aptitudes incidirá de forma directa y negativa sobre la consolidación de los conocimientos del niño.

Por otro lado, las dificultades de aprendizaje se manifiestan habitualmente a través de dificultades para leer, escribir, comprender los textos leídos, razonar, recordar, organizar la información… Todas estas capacidades son imprescindibles para llevar a cabo aprendizajes académicos con éxito. Por ello, cuando un niño presenta inmadurez en algunas de ellas, se topa con dificultades para seguir el ritmo de la clase, hacer deberes, enfrentarse a exámenes… y con la falta de estrategias para superar estas situaciones.

“¿Y qué puedo hacer?”, es la pregunta que más repiten los padres. Considero que la mejor respuesta es: “Ofrecerle ayuda cuanto antes”. Detectarlo de manera temprana y actuar rápidamente, es la mejor fórmula para que el niño consiga superar sus dificultades y, de forma paralela, adquiera estrategias de aprendizaje.

El primer paso es acudir a un especialista que llevará a cabo una valoración completa de todas aquellas áreas que intervienen en el aprendizaje, con el objetivo de detectar dificultades y habilidades (aunque a veces nos olvidemos, estas últimas también son importantes). Esta valoración la realizará un neuropsicólogo. Posteriormente, teniendo en cuenta los resultados obtenidos, se podrán determinar las necesidades específicas del niño (si las hay) tanto en lo referente a ayudas de especialistas (logopedia, psicología, refuerzo escolar…) como a la manera más oportuna de actuar ante sus habilidades y dificultades, desde la familia y desde la escuela.

Ante todo, no olvidemos que un niño que presenta algún tipo de dificultad de aprendizaje (lectura, escritura, cálculo…) de atención, de motivación… no es un niño vago, sino un niño que rechaza los aprendizajes porque encuentra dificultades añadidas cuando se enfrenta a ellos. Igualmente, la Capacidad Intelectual no siempre está relacionada con el rendimiento académico, por lo que un niño cuyos resultados escolares sean bajos, no tiene porqué tener una Capacidad Intelectual baja.

La mejor manera de ayudar al niño es identificar y fortalecer sus habilidades, identificar y estimular sus áreas débiles, colaborar con maestros y otros profesionales (logopedas, neuropsicólogos…) y, no lo olvidemos, ser comprensivos y adaptarnos a la posibilidades del niño en cada área.

“Grup Avança” está formado por un conjunto de neuropsicólogos, psicólogos y logopedas, que tienen como objetivo ofrecer a nuestros pacientes un equipo multidisciplinar y una atención completa durante el proceso de valoración, diagnóstico, orientación y tratamiento.

 

Nuria Martínez
Logopeda
Psicomotricista
Especialista en Patologia de la Voz
Especialista en Neurolopedia

Revista: “Be Atypical”
Diciembre 2013. Revista nº8

No Comments Yet


Leave a Comment

La teva adreça de correu electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats *